Más que duchas para los sin techo en una iglesia de Barracas

El Padre Sebastián García dice que el proyecto de la Basílica del Sagrado Corazón de Jesús, en Barracas, no sólo pasa por brindarles una ducha a las personas en situación de calle, ya que hay otras iglesias que también ofrecen un baño de agua caliente. Lo que más le interesa es trabajar en la contención. Escucharlos, consolarlos, acompañarlos mientras lloran, llamarlos por sus nombres, abrazarlos, darles una devolución desde el sentido común; sin ser psicólogos ni mucho menos. “El gran problema que padecen es la invisibilidad en la que viven. Pasan desapercibidos para nosotros; ellos viven en nuestras calles pero no los miramos. Y viven con el dolor de perder todo: sus familias, sus amigos, trabajos. Algunos nos plantean que no encuentran motivos para seguir viviendo”.

El promedio de cada sábado es de 150 visitas. Pero en los registros figuran más de 950 personas que al menos vinieron un sábado a ducharse. Además de los baños, y de desayunar y almorzar, hay peluquería, médico, farmacia y psicología. Se estima que un poco más de la mitad pasa las noches-si es que encuentran lugar-en paradores de la Ciudad. El resto vive y duerme en las calles. Algunos llegan desde Wilde o Montegrande. Desayunan, se duchan, almuerzan y vuelven a su rutina.

Lee  la nota completa acá